¿Contra la bota? ¡Vota! – Carlos Oliveira

     En la mayoría de las sociedades las personas expresan y toman decisiones referentes a sus países a través del voto. Es la forma que hemos encontrado para resolver conflictos sin caer en la guerra fratricida entre adversarios y ahorrar el derramamiento de sangre. Los que nos consideramos demócratas entendemos el voto como herramienta de lucha, como un derecho y como un deber cuya defensa debe ser absoluta.

     La situación venezolana desde el año 2016 ha comprometido esa herramienta. El irrespeto contra la Asamblea Nacional electa por catorce millones de venezolanos y la pretensión de Nicolás Maduro y su cúpula corrupta de acabarla vía sentencias de la podrida Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia, la suspensión a través de unos tribunales regionales del referéndum revocatorio, el retraso en la realización de las elecciones a gobernadores que están contempladas en la Constitución son caldo de cultivo de la extrema situación en la que vivimos los venezolanos.

     Más de cien días de protestas, con más de cien asesinados, incontables detenidos y heridos son el resultado de la sordera del gobierno ante el clamor popular de solucionar el conflicto de forma pacífica, democrática, constitucional y electoral. Justamente a eso le teme el gobierno: A una elección. Todo lo que ha hecho ha sido para no realizar elecciones de ningún tipo y atornillarse en el poder a toda escala. Reflexionando sobre eso es donde surge la pregunta ¿En la oposición hay un antichavismo colaboracionista? Si, lo hay. Son aquellos que gritan a los cielos promesas imposibles de cumplir, caminos que no pueden transitarse, acciones que carecen de fundamento y por sobre todo, los que no quieren acudir a elecciones.

     En el programa Vladimir a la 1 del canal Globovisión el Diputado a la Asamblea Nacional Henry Ramos Allup anunció que Acción Democrática participará en las elecciones regionales convocadas por el Consejo Nacional Electoral lo que generó un debate malsano en las redes sociales sobre esta decisión de una de las organizaciones políticas que conforman la plataforma de la Mesa de la Unidad Democrática. ¿Por qué venezolanos expresan que no aceptan ni permitirán que se asista a las elecciones regionales? Los argumentos son:

  • Legitimación de la Dictadura
  • CNE fraudulento
  • Traición a la patria
  • Desconocimiento de la voluntad popular
  • Colaboracionismo y/o entreguismo

     El problema de las sociedades en crisis es que primero van las vísceras antes que el cerebro. En Venezuela necesitamos mucho de lo último. Estamos acostumbrados a ver la política como un concurso de barras bravas en donde los políticos tiran discursos para alebrestar a las masas y que éstas ciegamente los sigan siempre y cuando les digan lo que quieren escuchar. Quienes no lo hacen son crucificados y tildados con adjetivos que ningún demócrata real debe prestarse a usar así exista diferencia de criterios.

¿Por qué si ir a las elecciones regionales?

     Las elecciones regionales están contempladas dentro de la constitución, es decir, están inscritas dentro de la carta magna por lo que desconocer ese proceso da pie a que el gobierno al realizarlas gane legalidad en dichos espacios. Hay que recordar que desde la Mesa de la Unidad se han hecho llamados al establecimiento de un cronograma electoral definido para las elecciones pendientes, entre ellas las de gobernadores. No participar sería contradecir nuestra solicitud a pesar de que no esté siendo cumplida a cabalidad y tengamos en mora el calendario de las municipales y presidenciales. Decidir inscribirse obligará al régimen a tomar la decisión de realizarlas y perder, cometer un fraude que generaría aún mayor ingobernabilidad o suspender el proceso lo que profundizaría su deslegitimad y su carácter dictatorial ante la comunidad internacional.

     A pesar de la clara parcialidad que demuestra el Consejo Nacional Electoral  a favor del gobierno, no es menos innegable que con este mismo CNE obtuvimos la aplastante victoria del 6 de diciembre de 2015. Dada la situación reciente con el fraude de la Asamblea Nacional Constituyente y la manipulación de cifras, muchos reniegan de acudir al proceso. No hay que olvidar que lo que garantiza que no haya fraude es la presencia de los testigos y técnicos en los procesos de auditoría, revisión y conteo de votos y revisión de actas. Si cumplimos como en las parlamentarias con al menos el 80% de los testigos en las mesas, se imposibilita el fraude.

     Al participar la oposición en las elecciones de gobernadores, demuestras que los supuestos ocho millones de votos del chavismo en la elección de la constituyente son falsos. Demostrar que somos mayoría en un proceso electoral es la mejor forma de certificar la trampa e ilegalidad de ese proceso así como el de todo el gobierno. Cabe destacar también que aquí se genera la condición de un elector es igual a un voto, condición que no se cumplía en el fraude constituyente, en el cual una persona podía votar múltiples veces, de allí la posibilidad de inflar el resultado.

     El único camino con el que las dictaduras han salido de forma menos traumática especialmente en América Latina es a través de procesos electorales. Recurrir a formulas que no están dentro de la constitución como lo son formación de gobiernos paralelos o de transición, golpes de estado que solo cambiarían a un dictador por otro, o el sueño de una intervención extranjera son discursos de dirigentes que solo quieren hacer política para las barras, sin estrategia, sin explicación de la realidad y sin ponderar los sacrificios aún mayores que esos caminos traerían para la sociedad venezolana.

     El régimen decidió ponerse la soga al cuello llevando adelante ese fraude constituyente. Cualquier herramienta de lucha pacífica ayuda a generar de forma más saludable el cambio necesario para la recuperación del país, el orden social y el restablecimiento constitucional. El voto es el arma principal de los demócratas. Por esos motivos desde aquí respaldamos la postura del Diputado Henry Ramos Allup y reafirmamos como camino que ¡Contra la bota, se vota!

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePin on Pinterest

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *