Un día en la ciudad de la furia – Daniel Lee Moratto

Al final de la tarde, cuando la costumbre y el aburrimiento me arrastran por el café que marca el fin de la jornada, una de las amistades con las que se sostienen las sólitas conversaciones banales -típicas de cafetería- me pregunta: ¿cómo viste a la ciudad hoy, no te pareció más agobiada de lo normal?

A tan inusual pregunta respondí:

¿Qué cómo vi a caracas hoy? bueno, la ciudad de la furia tan llena de contraste; una dicotomía desconcertante, la autopista repleta de almas por una protesta acalorada y multitudinaria, mientras a unos metros de distancia, como si nada pasara, las aceras seguían tupidas de gente haciendo cola para mendigarle unos kilos de harina a la guardia.

El metro, además de estar cerrado en casi su totalidad, colmado de desesperanza y resignación, impregnado de las pestilencias de un país mal bañado porque no consigue jabón.

Las calles, como siempre, llenas de basura solo que esta vez prendida al rojo vivo de la candela.

Caracas, ciudad de fondo verde con relieve de ladrillo y zinc, llena de choros, prostitutas, transformistas, indigentes y tukys tan coloridos como la policromía del Pantone.

Caracas, ciudad de peones verdes, lacayos de los diablos rojos.

Caracas,vestigio de ciudad cosmopolita; prueba viviente de una urbe progresista consumida por su propia ambición y avaricia.

Caracas, ciudad del pecado, llena de pasiones, lujurias y peculado.

Caracas, ciudad bendecida, porque a pesar de las desgracias sigue siendo una ciudad de carisma infinita.

Caracas, que a pesar de todo lo malo, siempre surge algo bueno para compensarlo.

Ciertamente, Caracas es una ciudad que te produce sentimientos encontrados, es una ciudad donde pasas del éxito al fracaso, de la alegría a la tristeza, de la vida a la muerte… con tan solo dar un paso.

Caracas en sí es una gran contradicción que se divide en urbanizaciones y barrios. Donde el contraste social está presente en cada semáforo. Donde las esquinas inmundas de basura y desamparados, reflejan el oscuro y pobre estado en el que se encuentra nuestra alma.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePin on Pinterest

One response to “Un día en la ciudad de la furia – Daniel Lee Moratto”

  1. Emilia Lee says:

    “Caracas, ciudad de peones verdes, lacayos de los diablos rojos”.
    Descripción inmejorable para estos días más que de furia, de oprobio asfixiante y caraqueña y nacional “arrechera”

    Excelente artículo, hijo.
    Dios te bendice.
    Mily

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *