Política 2.0 – Carlos Gross

Vivimos en un mundo que está cada vez más interconectado gracias a la globalización y los avances tecnológicos. El impacto que ha tenido internet y las redes sociales desde su aparición ha ido paulatinamente cambiando la forma en la que la humanidad interactúa entre sí, y esta interacción no solo afecta las relaciones interpersonales sino también aquellas interestatales.

Las redes sociales se consolidan, como nuevos espacios para el diálogo y la interacción entre mandatarios con ciudadanos de todo el mundo y como nuevos canales de comunicación. Dichas redes permiten a las personas conocer de forma más directa las propuestas políticas y a su vez los gobiernos pueden tener mayor claridad acerca de la respuesta de las personas sobre sus decisiones.

Otro de los aspectos fundamentales que le han dado tanto poder a las redes sociales en la política internacional es su inmediatez, las personas se enteran de lo que está ocurriendo en tiempo real. Las noticias se vuelven virales en pocos minutos. Muchos han denominado este fenómeno como Política 2.0, un nuevo paradigma de la comunicación y de la política, que está paulatinamente cambiando la forma de relacionarse. Las redes pueden influir en la opinión pública y a su vez las personas tienen mayores canales para expresarse.

Incluso en países en los que se dificulta el acceso a la información como en el caso de Venezuela por la censura del gobierno, las personas suelen recurrir al uso de Twitter, Facebook e Instagram para mantenerse informados. En pocas palabras, las redes sociales son un medio excelente para la comunicación política y se han convertido en medios que facilitan la libre expresión, lo cual es altamente valorado en los lugares donde ese derecho es vulnerado. Sin embargo, es necesario mencionar que la censura de medios de comunicación bien sea desapareciéndolos o silenciándolos, representa una violación del derecho a la libre expresión y al acceso a la información, y por más que se creen canales alternos de comunicación, no deja de ser el gobierno de ese Estado un gobierno que  atenta contra los valores de la democracia.

La información cada día es mayor fuente de poder, y al permitir a estas nuevas tecnologías la divulgación masiva e inmediata de información, el papel de los mandatarios y políticos cambia también.

Una de las primeras personas en entender esto fue Barack Obama, quien durante su campaña presidencial en 2008 inició todo un proyecto para darse a conocer a través de los medios de comunicación 2.0 con la campaña “Yes, We Can”. Con respecto a la organización para crear la base de apoyo en las redes durante estas elecciones, Obama comentó lo siguiente:

Lo que no anticipé fue cuan efectivamente podíamos usar internet para recoger a esa base. Y esa creo que fue una de las grandes sorpresas de esta campaña: lo poderoso que son los mensajes fusionados con las redes sociales y el poder de internet.

Esta estrategia que dio pie a la “Obamania” ha sido analizada por universidades, medios de comunicación y gobiernos.

Igualmente, otro impacto que ha tenido en las relaciones internacionales el uso de las redes sociales es la difusión de mensajes destinados a crear terror en el mundo, como aquellos publicados por el Estado Islámico donde asesinan a cristianos, periodistas y ciudadanos. El uso de las redes le permitió a ese grupo terrorista poder transmitir su mensaje y darse a conocer, como también lo hizo el grupo Boko Haram en Nigeria, quienes secuestraron a  más de 200 niñas en 2014. El repudio por estos grupos fue en escalada trayendo como consecuencia respuestas de gobiernos en el área de la seguridad para reinstaurar el orden.

Otro caso de estudio podría ser la utilización de las redes sociales en Venezuela. En 2014, durante una oleada de protestas por la situación política, social y económica del país, frente a un alto nivel de censura de los medios de comunicación venezolanos tradicionales, las redes sociales se convirtieron en la vía de comunicación que presentó ante el mundo la situación que se vivía y la forma en la que el Estado reprimía las manifestaciones civiles, captando la atención de medios internacionales como CNN. En el año en curso, el papel de las redes sociales ha sido superior al de 2014, ya que para este año la censura llegó a los medios internacionales, quedando únicamente los espacios 2.0 como vía de comunicación e información.

El terreno de la acción política y de la información sobrepasó los espacios de la radio, televisión y prensa escrita, dando lugar al más grande espacio de expresión; el internet, el cual puede ser usado para presentar ideas políticas, como lo hizo Obama, para sembrar terror como el Estado Islámico y Boko Haram pero con el internet, ya nunca podrá un gobierno ocultar las calamidades a las que somete a sus ciudadanos, como lo quiere hacer Nicolás Maduro.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePin on Pinterest

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *