Siria: una pieza en el tablero ruso – María Cortez

A pesar de las víctimas ocasionadas por la guerra civil siria y las presiones internacionales, Rusia se mantiene firme en su defensa del régimen del Presidente Bashar Al Assad. Ha bloqueado hasta el momento cualquier resolución del Consejo de Seguridad que condene o imponga sanciones al régimen sirio. Pero, ¿por qué Rusia defiende al régimen? ¿Qué intereses empujan a Rusia a seguir manteniendo esta postura?

Un país gobernado por la dinastía Al Assad desde hace 40 años,pertenecientes a la minoría alauita, en un país con un 70% de población sunita. Aunada a una economía basada en sus recursos petroleros y gasíferos con una ubicación estratégica, más un papel protagónico dentro de los conflictos de la región, permite que la República Árabe Siria sea una pieza clave para el interés de la Federación de Rusia en el Medio Oriente.

Ante los 320.000 muertos,2.1 millones de refugiadosy la grave crisis humanitaria que atraviesa el país, parece ser que esta cruenta guerra civil sólo constituye un escenario idóneo para la consolidación de los intereses de Rusia de querer recuperar su posición de contrapeso y volver al sistema bipolar internacional existente en tiempos de la Unión Soviética, ante la decreciente credibilidad de su mayor contrincante en la región, Estados Unidos de América.

Durante la Guerra Fría, países como Líbano, Irak y Siria se volvieron zonas de particular interés geopolítico para el mundo bipolar, debido a sus recursos en petróleo y gas, más una ubicación privilegiada como corredor de conducción de los recursos energéticos asiáticos hacia el occidente europeo, destacando que sería la primera incursión de esta índole que los soviéticos harían en suelo asiático. Bajo estas premisas, vimos como la URSS buscaba ampliar su eje de influencia en la región, iniciando un sistema de alianzas en apoyo a gobiernos con alto grado de inestabilidad política como fueron los movimientos afganos, iraníes, iraquíes, sirios y palestinos.

El papel de la antigua URSS fue retomado por el Presidente Vladimir Putin, quien recuperó los lazos militares, diplomáticos y comerciales, dejando a un lado los componentes ideológicos para colocar de nuevo a Rusia en el mapa de oriente medio. Es por ello, que el 30 de septiembre de 2015, Moscú inició su intervención militar en el país, yendo un paso más allá de lo que había sido hasta la fecha un activo respaldo diplomático y político al régimen de Bashar el Assad, siendo una alteración de la dinámica de la guerra yconsiguiendo situarse en el centro de las negociaciones para su eventual resolución, siendo un claro mensaje de que la guerra de Siria es ya, también, la guerra de Rusia.

Moscú está interesado en seguir contando con estos espacios de influencia política y de capacidad de maniobra en oriente medio y, en ese sentido, tanto Siria bajo la bota de Assad e Irán con los ayatolas a la cabeza, constituyen sus últimas cartas capaces de contrarrestar la fuerte presencia occidental en el resto de la región. De esta manera busca reafirmar su papel de gran potencia, presentándose como un garante del statu quo existente antes del inicio de las diferentes revueltas producto a la denominada “primavera árabe”.

Siria está sirviéndole a Moscú para romper el cierto grado de aislamiento internacional que se vio obligada a vivir después de las sanciones impuestas por el Gobierno del Expresidente Barack Obama y la Unión Europea, tras la anexión de Crimea y el conflicto en Ucrania,  donde Occidente le había dado la espalda a Moscú, la cual iba camino a convertirse en un Estado paria. Sin embargo, su intervención en Siria combinada con el triunfo electoral de Donald Trump en EE.UU representa grandes logros para Rusia, lo cual se pudo evidenciar en la reunión del G-7 del presente año, donde se evitó imponer más sanciones contra Moscú.

Por lo tanto, su intervención en Siria le permitió a Putin dar la vuelta a esa situación, abriendo un espacio internacional de prestigio para él y para Rusia, mostrándose como un líder en el combate contra el terrorismo y también como el único capaz de resistir la fuerte presencia de EEUU en el mundo. Con esto se puede determinar que en términos de los intereses políticos, Putin balancea dos elementos: el internacional y el interno.

Lo internacional bajo el entendimiento que la influencia en la región se logra haciendo alianzas con los poderes locales, verbigracia: Irán, Israel y Turquía. Y en esto se ha concentrado la administración rusa, hasta tal punto que muchos de estosEstados han recurrido a Rusia para asesoría, apoyo y armas; acercamientos a países como Libia, Egipto y Líbano e inclusive la propia Arabia Saudita, considerada como el país de la región más cercano a Occidente, entró en conversaciones con Rusia por primera vez en varios años para buscar estabilizar el mercado de crudo.

En relación a lo interno, con esto Putin logra un mejoramiento de su imagen dentro de Rusia, lo cual es muy importante para el Presidente, ya que desde la perspectiva rusa es el que se la jugó en su lucha contra Estado Islámico cuando Occidente no encontraba soluciones y es visto como el único que está haciendo algo contra el terrorismo. A pesar de los sectores de oposición que catalogan a su gobierno de represivo, Putin ha restaurado el orgullo al pueblo ruso, principalmente bajo la visión de que es el único que puede obstaculizar la gran influencia estadounidense en el mundo.

Por otra parte, se ubica los intereses militares en su búsqueda de no perder su única base militar-naval en territorio extranjero, como es la de Tartus en Siria,  la cual antes era una instalación pequeña para el mantenimiento de la flota rusa, que ha sido expandida para funciones completas de reabastecimiento y mantenimiento, sin necesidad de que los barcos de guerra tengan que regresar a su base en el mar Negro, atravesando los estrechos de Bósforo y Dardanelos en Turquía, permitiéndole asíprolongar su despliegue en el Mediterráneo. Asimismo, este escenario sirio le ha servido a Rusia para desarrollar y poner a prueba nuevo armamento, y ha sido un campo inmejorable para el entrenamiento de su personal militar, sobre todo las unidades especiales ya que están recibiendo una capacitación actualizada que no se podría igualar en una academia.

Sin embargo no sólo se trata de intereses geopolíticos, sino comerciales, Siria ofrece a Rusia el camino para disipar esa recesión económica producto a las sanciones de Occidente, mediante un escenario de inversión que ofrece  el territorio sirio, producto a las grandes inversiones a largo plazo que ha hechomediante la firma de acuerdos de arriendo con Siria por 49 años, prorrogables 25 años más, con contratos de armas activos por valor de $ 4 mil millones, proyectos de infraestructura, energía y turismo sirios, ubicación de la empresa rusa, Stroitransgaz, en la construcción de una planta de procesamiento de gas natural 200 kilómetros al este de Homs, así como proporcionar el apoyo técnico para el gasoducto árabe.

A pesar de que la carga financiera de esta guerra sea particularmente onerosa porque la economía de Rusia sigue dependiendo fundamentalmente del petróleo, vemos lo afianzado que está Putin en Siria tras la gran inversión a largo plazo que ha hecho, demostrada en la construcción de bases y mejorías y acondicionamiento de otras, como lo fue la base aérea de Khmeimim, en la costa mediterránea de acceso exclusivo de personal ruso, construida en 2015.

Ahora bien, una vez explicado los intereses rusos en el conflicto sirio, queda claro que Rusia no dejará de brindarapoyar al régimen sirio para mantenimiento en el poder y la expulsión de fuerzas occidentales en el territorio. A pesar de que el sistemas de alianza de la coalición internacional, principalmente entre Rusia y EEUU pareciera dar sus primeros indicios de un viraje, producto a la acción unilateral del Gobierno norteamericano en atacar una base siria sin la aprobación del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, siendo esta una clara violación del Derecho Internacional. Con esto solo queda por preguntarse: ¿Qué más quiere Rusia y hasta dónde está dispuesta a llegar?

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePin on Pinterest

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *